Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

miércoles, 4 de abril de 2018

La estrategia de Emaús

Evangelizar es comunicar el Evangelio y el Evangelio es la Buena Noticia que Cristo nos entrega. ¿Qué es esta Buena Noticia? Podemos ver qué es lo que Cristo comunicó a los discípulos de Emaús y no andaremos lejos de entender.

Jesús les dijo: "¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas!  ¿No era necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?" 

Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él. (Lc 24, 25-27)


¿Qué les ofreció Cristo? Entendimiento, sentido. Simplemente les dijo que todo y todos tenemos sentido en Él. ¿Sólo eso? Sí, era lo que los discípulos necesitaban para quitar el ruido de la actualidad de sus pensamiento. Porque este ruido era lo que les atormentaba y les impedía ver más allá. 

Cristo no realizó un show multitudinario, ni generó una representación especial, ni se vistió de otra cosa más que de Sí mismo. Hablo con ellos y mientas hablaba, los corazones ardían de... esperanza. El Evangelio saca la desesperanza de nuestro corazón y la sustituye por esperanza. Pensemos hasta qué punto podemos ayudar a comunicar esperanza cuando nos dedicamos a señalarnos unos a otros, etiquetarnos y despreciarnos. La esperanza no se comunica con palabras que se unan al ruido mediático de noticias, acontecimientos y actividades de las instancias eclesiales. Nada de eso es trascendente. Lo trascendente es llenar el vacío de quien cree que todo se hunde.

Esto se puede hacer de muchas formas, pero no es sencillo conseguirlo si mezclamos: liderazgos humanos, estructuras eclesiales, guetos intra-eclesiales, malos modos y el etiquetado de quien no piensa como nosotros.  En cambio, se puede llevar a cabo cuando, simplemente, somos nosotros y nos ofrecemos a quien necesita una palabra de aliento y sentido en su vida. Todo tiene sentido en el Señor, confía en Él. Nada escapa a sus deseos. Incluso cuando parezca que todo se derrumba, Dios encuentra en la catástrofe la clave de un nuevo inicio. Es lo que Tolkien llama la eucatástrofe y que supo comunicar con maestría en sus cuentos y novelas.

Leamos de nuevo el trozo del Evangelio que compartí arriba:

"¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas!  ¿No era necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?"


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por dejar sus comentarios en este blog. Si su comentario no guarda las mínimas condiciones de respeto y educación, será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...