Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

miércoles, 3 de abril de 2013

Ser auténticos en las redes

Después de unas semanas en que el cónclave y la elección del Papa han sido el foco de atención del mundo, creo que es interesante volver con un tema interesante: la autenticidad en las redes sociales.

El Papa Emérito Benedicto XVI, en el 47º Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones sociales, nos pide sobre todo que no perdamos “la autenticidad”. Porque “en estos espacios no se comparten tan solo ideas e informaciones, sino que, en última instancia, son ellas mismas el objeto de la comunicación”. Por ello la necesidad del compromiso de todos para promover el “valor del diálogo, del debate razonado, de la argumentación lógica”, rechazando las insidias de la “popularidad” a toda costa, de las “estrategias persuasivas”, de la información que hace “ruido”.  “Las redes sociales deben afrontar el desafío de ser verdaderamente inclusivas”, de forma que puedan beneficiarse “de la plena participación de los creyentes”.  

El tema de la autenticidad es complicado ya que podemos entenderla de muchas formas, algunas de ellas nos pueden llevar a ciertas confusiones. Voy a reseñar algunas preguntas interesantes que me han ido haciendo en los últimos meses:

¿Para ser auténtico hace falta poner tu nombre, apellidos y dar información fiable de dónde vives y qué haces?

Podemos hablar de niveles de autenticidad. Lo que el Santo Padre nos pide no es que pongamos nuestros datos y foto a la vista de todo el mundo. En determinados ámbitos hacer esto puede ser peligroso o para determinadas personas, puede ser inadecuado. No hay que preocuparse por ello.

Lo que nos pide el Santo Padre Emérito es que seamos nosotros en la vida real y detrás de nuestro perfil social. Que lo que comuniquemos a través de nuestros Nicks, sea lo que nosotros somos realmente. Para el cristiano no valen las actuaciones que buscan engañar o hacer dudar a quienes tengamos delante. Tenemos que donarnos tal como somos, ya que es la única forma que el Kerigma se transmita.

Hacemos llamar por nuestro nombre o de otra forma, es algo secundario. Al menos en un principio lo es. Sobre todo mientras que no deseemos unir nuestra misión real con la virtual. En el momento que deseemos dar el salto y tener presencia en ambos ámbitos, nos daremos cuenta que necesitamos de la coherencia total y completa. Pero eso llegará cuando tenga que llegar. Personalmente he estado viviendo en la red a través de pseudonimos durante décadas hasta que a mitad del año 2011 me llegó el momento de dar la cara.

¿Hace falta estar evangelizando todo el tiempo en las redes sociales?

La red es una ampliación de nuestro ámbito físico y debemos actuar con la misma naturalidad que actuamos en la vida normal. En la red podemos contar chistes, comentar una película, opinar sobre la política o el gobierno que tenemos, etc. Si en estos ámbitos somos coherentes y auténticos,  nuestro testimonio cristiano será valorado con un plus especial.

A mi la nueva evangelización no me convence. Nadie sabe realmente que tiene que hacer

Cierto. Hablar sobre la nueva evangelización es similar a hablar de la disminución de accidentes de automóviles. ¿Cómo podemos hacer que haya menos accidentes? ¿Hay una acción que debamos realizar todos? No. Para disminuir los accidentes todos tenemos que actuar de forma diferente y además según la circunstancias. A veces tendremos que pensar como conductores, otras como ingenieros civiles o gestores de tráfico o como viandantes.

Evangelizar necesita de la fuerza coordinada y constante de todos. ¿Qué buscamos? Transmitir el Mensaje de Cristo, formar y volver a implicar a quienes antes estaban alejados o tenían una fe tibia y costumbrista. ¿Cómo se hace eso? De miles de formas diferentes y en cada momento de la forma más adecuada. Se puede dar consuelo al que sufre, resolver dudas al que desconfía de la Iglesia, promocionar actividades, películas o  incitar a participar en foros de diálogo virtual. Se pueden diseñar materiales, difundir los que han creado otros, buscar materiales en la red, animar grupos sociales, coordinar acciones o simplemente orar para que todo esto se haga iluminado por el Espíritu Santo.

Lo cierto es que para evangelizar hay que ser auténtico, constante, estar formado, tener capacidad de afrontar retos, orar mucho y tener una vida sacramental plena. Lo demás… es cuestión de nosotros mismos y el Espíritu.

¿Qué primer paso puedo dar?

Lo esencial es formar parte de una comunidad real y vivir la fe en vivo de verdad. Tener compromisos reales, que pueden ser más o menos profundos, pero siempre es bueno tener que agacharse a ayudar con nuestras manos a quien lo necesita. Volcar nuestra vida en la red de forma equilibrada y sincera será entonces muy sencillo. Tendremos mucho que aportar y que compartir. Tarde o temprano nos daremos cuenta que estamos dentro de un grupo de personas que se interrelaciona.

Yo no tengo una comunidad real donde vivir mi fe ¿Qué hago?

Lo que no tienes que hacer es buscar sucedáneos en la red. La red social es un plus, no una base. Hay que ser valiente y buscar en nuestro entorno real un grupo de personas afines y empezar a vivir la fe con la ayuda de algún sacerdote, consagrado o seglar con experiencia. A veces hay que sembrar uno mismo para recoger más tarde. Seamos atrevidos y arriesguémonos a sembrar. Seguro que Dios nos devuelve el ciento por uno. Quien busca, encuentra.

--oOo—

Si tienen más preguntas, no duden en compartirlas con nosotros.

10 comentarios:

  1. Muy interesante el post. Yo trato y lucho siempre, por ser quien soy en las redes sociales y en mi vida misma. No sé si lo logre del todo, pero creo que se "evangeliza" más dando testimonio con obras propias que solamente diciendo: "haz esto porque lo dice la Biblia".
    Yo me pongo a pensar que entre mis contactos hay muchos, muchos que no quieren escuchar nada sobre religión, y cada vez que ven una palabra sobre ésta, pasan de largo sin ver. Por eso a veces trato de decir lo mismo, pero con ejemplos actuales, de manera que al principio -algunos- no tienen ni la menor idea de que estoy hablando de algo escrito en el Evangelio.

    *Muchos de mis contactos son mis alumnos y ex alumnos de secundaria y bachillerato.

    ResponderEliminar
  2. Tu pots me alienta. Yo intento regirme por lo que siento que el Espíritu santo me instruye, aunque a veces la lucha interior es grande y más la persecución de quienes te conocen y ven como se expone uno en este medio. Yo intento arriesgar tal cual veo que Él hace por mi confiándome su paciencia.
    Gracias Néstor por alentarnos siempre.

    ResponderEliminar
  3. (Corregido)

    Es muy edificante esta reflexión, me ha gustado mucho.

    Cuando queremos vivir la sinceridad, siempre con la verdad y para complacer a Cristo, no todos aceptan nuestra forma de vivir, recibimos sus simpáticas negativas y enojos, a lo que debemos responder con la máxima caridad, respeto. Pues ser cristiano es eso, fijándonos como modelo a Jesucristo y a los Santos, los Santos precisamente porque se hicieron uno en Cristo para con Cristo para gloria de Dios Padre.

    Cuando rechazamos, lo que el mismo Papa Francisco, rechaza la mundanidad del diablo, si lo dice alguien como un servidor está mal dicho, pero me gusta como enseña el Papa Francisco, que también podemos tenerle como modelo para renunciar la mundanidad, la idolatría en todas sus variantes. Pero hemos de ser valientes, aunque nos muelan a palo, no podemos renunciar a Cristo, no queremos separarnos del Amor de Dios.

    La gente dice sobre “ser uno mismo”, pero Cristo dice, “niéguese así mismo”, y esta es mi intención, que negándome a mí mismo, no consentiré que el hombre viejo, no consentiré la perversión del hombre viejo, que como ladrón quiere robarme la paz, no lo consentiré, porque tengo a Cristo, nuestro Defensor.

    El hombre viejo se revuelve como demonio, pero con la Gracia de Dios, no le daré voz, sino que será el mismo Cristo quien me ayude a vencerme, venciéndome, pongo fin a la depravación de mis maldades.

    “Tenemos que darnos como somos”, yo lo veo así, que yo me doy como soy, a la Voluntad de Dios, y será Él, y mediante el sacramento de la penitencia, la Eucaristía, y será el Buen Dios nuestro amado Padre, quien modele a su gusto como el alfarero, modela alguna pieza de alfarería hasta perfeccionarla. ¿Es por ahí lo que significa, mi buen amigo Néstor?

    Pues para mí, que no estoy nada contento de ser como soy; imperfecto, torpe, miserable, un gusano, un verdadero trasto inútil, sin inteligencia, y no hago más que dar disgustos, incluso a Dios, por causa de la maldad que hay en mí.

    Que el Señor me ayude a morir para vivir conforme a la Gracia de Dios.

    Yo doy gracias a Dios, por un número importante de hermanos y hermanas, que se toman muy en serio la vida de Cristo, ¿ellos son como son?, sí, lo son conforme a los intereses de Cristo, y esto es muy agradable. Hermanos y hermanas, que viven desde el Corazón de Cristo y no salen de ahí, para nuestro bien, y más acercamiento a Dios.

    Muchísimas gracias por esta enseñanza espiritual, Néstor.

    ResponderEliminar
  4. Josep Antonia Mimo , le sigo por facebook , sus escritos sus frases de San Agustin , en todo lo que escribe me llena el alma de Dios . Quisiera responder alguna vez , cuando te llega hondo en el espiritu , pero no me atrevo , quizá no expresaría con palabras el bien que está dejando a los demás. Siempre procuro que la oración sea para las personas (como usted) dan la dirección hacia Jesucristo. Paz y Bien Soy Antonia que escribo (Josep Antonia Mimo)

    ResponderEliminar
  5. Hola Tere,

    La juventud es siempre complicada, ya que funcionan como una radio que no puede sintonizar con facilidad. Mi experiencia me dice que hay que sembrar en ellos con constancia y paciencia. Habrá semilla que crezcan con brío y de inmediato... y otras que tardarán años o décadas. Habrá las que nunca se desarrollen.

    Es comprensible que no quieran saber nada de religión, ya que tienen el prejuicio de entender la Fe como un límite a su libertad. En ellos, la fuerza y la ilusión por vivir, es un problema que difícilmente superan. Sobre todo hoy en día que la publicidad, TV, cine e internet, les muestran imágenes engañosas de lo que deben ser sus expectativas.

    Hay que ser realmente creativo para romper los prejuicios. Para ilustrar esto me encanta esta foto: http://enpositivods.files.wordpress.com/2012/02/p183bankski-ruso.jpg?w=404&h=267

    Pintar unas gafas en la nieve utilizando una farola como patilla... es genial. ¿Quien no se queda mirando un rato?

    Gracias por comentar :D

    ResponderEliminar
  6. Hola La Iglesia es santa,

    El tema de "ser uno mismo" tiene para escribir dos enciclopedias. Comentado por encima el sentido que quiero dar a la frase, se trata de no ocultarse detrás de nicks, máscaras o falsas identidades, con el fin de aprovechar la buena voluntad de los demás.

    Dando un paso más, sería aceptar lo que Dios ha depositado en nosotros y que nos hace ser imagen suya. A veces por despreciarnos, despreciamos la imagen de Dios, lo que es muy triste.

    Gracias por comentar. Un abrazo :D

    ResponderEliminar
  7. Uhmn... está bien, supongamos que se le puede dar una utilización positiva a las redes sociales -yo particularmente las detesto y no veo nada de bueno en ellas-, pero, en ese caso, es necesario poner límites, porque, mal utilizadas, como es lo más habitual, acaban pervirtiéndolo todo. Una aberración como la "misa twittera" en Costa Rica, es una muestra suficiente del daño que pueden causar estos instrumentos diabólicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene toda la razón estimado Sahaquiel. Las redes sociales son un estupendo caldo de cultivo de nuestras flaquezas, tibiezas e infidelidades. Las mafias son redes sociales físicas y funcionan estupendamente para cometer crímenes. Sin ponernos tan trágicos,... si reunimos físicamente a un grupo de personas superficiales en un espacio común, tras cierto tiempo, veremos como se crea una red social (física o virtual) que potencia la superficialidad.

      Creo que es evidente que cuando cuando nos reunimos en torno a algo insustancial, maligno o falso, se potencian todas estas cualidades. Las redes sociales nos permite amplificar y realimentar lo que somos. Si somos falsos en las redes, transmitiremos esta falsedad a quienes se acerquen a nosotros.

      Pero, pero... también podemos pensar en positivo. Igual que un cuchillo o un cincel son armas letales, también pueden sernos útiles para cortar los alimentos o esculpir la "Piedad de Miguel Ángel".

      Si reunimos a un grupo de personas que vibren de forma positiva, veraz, comprometida, honesta, en torno a un proyecto común y trascendente, estas virtudes se potencian generándose
      maravillosas sinergias positivas. Las redes nos permiten acercarnos aunque estemos a 1000Km de distancia.

      La blogosfera es una red social abierta que nos enriquece y muchas veces nos alimenta. Eso si, hay saber qué blogs son los que están en nuestra "onda" y con quienes interaccionamos. Al hablar de Facebook diría lo mismo. De hecho Facebook permite a una persona mantener varias redes sociales de forma simultánea sin que se crucen unas con otras.

      Lo de la misa twittera no lo conocía y evidencia una inmensa superficialidad. ¿Quienes asistirán o seguirán esa pseudo-misa? Aquellos que se sienten sintonizados con esta forma de interacción. Es evidente que han utilizado el "cincel" para separarnos, ya que esta misa reunirá a unos cuantos y hará salir corriendo a otros muchos... de ahí que el adjetivo de diabólico resulte muy adecuado. Un acto sagrado se vive siempre en primera persona, nunca a través de mensajes de 140 caracteres. El problema no es la misa twittera sino la vanalización de lo sagrado. "No utilizaras el Nombre de Dios en Vano" es uno de los mandamientos... quizás uno de los más olvidados.

      De todas formas, Dios, que es capaz de sacar hijos de Abraham de las piedra, puede haber tocado a alguna persona a través de ese instrumento tan impropiamente utilizado. Pero ¿Es defendible que rompiendo estatuas romanas con un martillo pueda salir un cascote hermoso?

      En todo caso y si deseamos transmitir algo positivo a través de las redes, tenemos de empezar por ser sinceros y honestos. Quien se oculta detrás de un avatar para engañar y hacer daño, está actuando diabólicamente.

      El tema de la sacralidad en las redes es importante y le agradezco que lo sacara a colación. Al ver si lo trato en Misterio cristiano. Utilizare la indicación de la misa twittera!!! Gracias.

      Un saludo cordial y fraterno Sahaquiel, encantado de compartir este espacio y dialogar.

      Eliminar

Gracias por dejar sus comentarios en este blog. Si su comentario no guarda las mínimas condiciones de respeto y educación, será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...