Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

sábado, 8 de diciembre de 2012

Algunos consejos para revitalizar blogs alicaidos

Voy a comentar un par de indicaciones que el profesor  Francisco Pérez Latre de la Facultad e Comunicación de la UNAV, expone en la entrada: 2 lecciones del cierre de The Daily  de su recomendable blog: http://c4etrends.blogspot.com.

Hablando del cierre de un medio de comunicación de relevancia, “The Daily”, señala dos lecciones a aprender (Sic):

1.     Hay que definir bien audiencias y contenidos. ¿Cuál era el proyecto? ¿Para qué público? The Daily tenía gran atractivo visual, interactivo y de diseño. Pero sus contenidos eran tan dispersos que no estaba claro para quién hablaba.

2.     Una sola plataforma no basta. Desde que se lanzó The Daily la investigación nos ha enseñado que los lectores en tablets son "omnívoros digitales" que consumen contenidos en plataformas múltiples: iPads, PC, smartphones y...publicaciones impresas.

¿Podemos llevar estas dos lecciones a nuestra labor evangelizadora en la red? Creo que si y además, lo podemos hacer con bastante provecho. No se si se han fijado en el destino de la mayoría de los blogs que se crean. Normalmente son abandonados antes de un año. Llegar a un año con un ritmo de publicación regular, es todo un logro. Otro problema que padecen los blogs es el escaso tráfico que suelen generar. Una de las razones que lleva a los blogueros a olvidar su blog es que no reciben casi visitantes.

Para que un blog tenga un mínimo éxito debe de cubrir una necesidad de los potenciales visitantes. También puede crear la necesidad, pero esto requiere un esfuerzo que está muy por encima de los blogueros habituales. Entonces ¿Qué podemos hacer?

a)    Tener claro qué podemos ofrecer que tenga “valor” en la red. Ofrecer algo que nadie necesita o existe en exceso en la red, no es la mejor opción.
b)    ¿A qué tipo de visitantes potenciales podemos acceder? Definamos el perfil del quienes pueden necesitar los recursos, ya que tendremos que adaptarnos a ellos.
c)     ¿Qué otros blogs o portales ofrecen algo similar? Aprendamos de ellos. ¿Podemos hacerlo mejor? ¿Cómo?
d)    Pensemos en generar materiales que sirvan para más de una actividad, ya que lo ideal es que puedan servir para leer, ver, oír, reflexionar, para informar y formar. Si son recursos y materiales multiplataforma mejor. Es decir, que puedan ser utilizados desde cualquier dispositivo.

Una vez que hemos contestado a estas preguntas, seguramente se plantee ¿Cómo llevar todo esto a los potenciales receptores? Le doy algunos consejos:

I.       Introducirnos en las redes sociales donde se da noticia de este tipo de recursos.
II.    Crear una red de seguidores y colegas, que den soporte y promoción a lo que realizamos.
III. Ser humildes, empáticos y proactivos. La evangelización tiene mucho de trabajo colaborativo en red. Lo que creemos unidos, nos beneficia los autores y sobre todo, a quienes lo reciben.
IV.  Dice un refrán que “quien da, recibe dos veces”. No seamos tacaños con nuestra ayuda y apoyo. Todo lo contrario, seamos desprendidos y no olvidemos a quienes empiezan en este mundillo digital.
V.     Por último, no olvidarnos de la oración, los sacramentos y la realidad física. No es mala idea orar por aquellos que nos ayudan o nos necesitan. ¿Nos faltan ideas o ánimos? Busquemos la inspiración del Espíritu!!!

Espero que estas reflexiones les sean útiles para su labor evangelizadora en las redes.


lunes, 3 de diciembre de 2012

¿Miedo a la red? El Papa ya está en Twitter.


Todos nos hemos encontrado con personas tienen miedo a la red. Este miedo suele tener mucho de temor a lo desconocido y se suele apoyar en las típicas noticias sensacionalistas de estafas y crímenes que son portada de lo noticieros. Este miedo a lo desconocido puede ser una escusa para no adentrarse en las oportunidades que nos ofrecen las nuevas tecnologías de la comunicación, pero  el miedo también viene de la falta de formación que nos atenaza en muchas de nuestras dimensiones humanas. Pero la ignorancia no debería de servirnos de escusa para no afrontar los retos que se nos presentan. Hoy hemos visto como Benedicto XVI ha presentado sus cuentas Twitter con toda la naturalidad del mundo.

En la última década, el mayor logro de la red ha sido la creación de una serie de espacios sociales virtuales donde establecer relaciones humanas e intercambiar materiales multimedia. Estos espacios sociales virtuales están revolucionando la vida cotidiana y creando oportunidades para el cristiano comprometido en la evangelización.

Uno de los principales rasgos del miedo a la red, es el temor prejuicioso de que estos espacios sociales generen adicción. La verdad es que no generan ni más ni menos adicción que un grupo de amigos que se sienten bien y se reúnen a charlar con asiduidad. Los medios y herramienta sociales, no son un mundo aparte que nos abduce de la realidad, sino un nuevo espacio de intercambio social con ventajas indudables. Como toda herramienta que ha creado el ser humano, puede ser utilizada para crear maravillas o vilezas. Depende de nosotros que seamos capaces de utilizarlas bien y saquemos de ellas todo el potencial que tienen.

Con un cincel es posible asesinar a una persona o crear una obra de arte, como la Piedad de Miguel Ángel. Lo más interesante de lo espacios sociales virtuales, es que amplían nuestra capacidad de relación, aprendizaje y entretenimiento. las relaciones sociales se amplían hasta la totalidad de personas que se conectan a la red. Es cierto que la relación virtual no es igual que la física, pero también es cierto que nos permite trabajar unidos sin las limitaciones del tiempo y del espacio.

Por lo tanto, es necesario entender los medios sociales virtuales como parte de la solución al problema del aislamiento social que padecemos. Sería estupendo que la Iglesia, igual que lo hizo con al escritura, fuese una herramienta activa en el proceso de alfabetización digital. Quizás pensemos que el mundo de la red es cosas de jóvenes, pero cada vez llevando a las personas menos favorecidas la posibilidades que tienen los nuevos espacios sociales.

Las estadísticas de uso de Facebook en España, no todos los usuarios son jóvenes menores de 30 años. Hay una gran cantidad de personas mayores de 30 años que utilizan esta red social (tomado de http://www.checkfacebook.com/)


Los porcentajes de usuarios ligados a las franjas de edad son las siguientes:



13-17   años        5,9%
18-34   años      49,6%
35-64   años      42,0%
65-100 años        2,4%

Sin duda los jóvenes no adolescentes (18-34) son la mayoría de usuarios en FB España, pero también es reseñable el uso de personas maduras (35-64)  con un 42%. La tasa de personas mayores de 65 años es todavía baja (2,4), pero en los EEUU ya son más del 5,5% y sigue creciendo.

Para afrontar el temor a la red, es necesario formarse y sobre todo, deshacerse de los prejuicios e inercias que nos llevan hacen reticentes a los cambios. Sin duda, se abre ante nosotros una oportunidad providencial de evangelizar y evangelizarnos. ¡Ánimo!

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...