Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

domingo, 27 de mayo de 2012

Canal de Youtube ¿Para qué?


¿Qué es un canal YOUTUBE? Es un espacio virtual donde una persona o un grupo de ellas, pueden agrupar videos según los intereses que deseen.

Se puede acceder al canal mediante una dirección abreviada, por ejemplo, el canal de Arguments es :

http://www.youtube.com/user/catequesisarguments


Dentro de cada canal tenemos la opción de ver los videos recomendados (featured), aquellos que han recibido comentarios (feed) o todos los videos en general (videos). También es posible suscribirse al canal de manera que nos llegue a nuestro email una notificación, cada vez que se descarga un nuevo video.

Existe una opción interesante que es enlazar las actualizaciones de un canal YOUTUBE a un blog, twitter o redes socials (Facebooks, G+, etc). Para ello necesitamos un enlace RSS que consignar como fuente de actualizaciones. La dirección de RSS de un canal es:


Para Arguments, la fuente rss sería:


Pero ¿Para que querríamos un canal RSS dentro de un grupo, parroquia o comunidad cristiana, en general?

Pueden haber muchas razones, pero todas parten de una necesidad evidente: compartir videos y experiencias. ¿Para qué compartir videos?

Se me ocurren algunas dinámicas que pueden ser interesantes:

·          Difundir videos que se toman dentro de la comunidad. Por ejemplo se pueden difundir eventos como son reuniones de grupos, actividades, momentos de oración, momentos de reflexión sobre la Palabra de Dios, mensajes de bienvenida o de propagación de la Fe.
·          Difundir material que se realiza dentro de la comunidad. Si la comunidad tiene mínima producción de material audiovisual, quizás fuese interesante compartir las presentaciones PPT, animaciones, etc.
·          Poner en común materiales realizados por otras personas. Dentro de YOUTUBE hay muchos recursos que se pueden reutilizar dentro de realidades diferentes. Si la comunidad quiere compartir esos materiales, un canal es una herramienta interesante.



YOUTUBE es un espacio 2.0, es decir, permite comentar los videos de manera escrita o mediante otro video. Esta capacidad puede permitir el trabajo de la comunidad de forma no presencial, pero tiene sus limitaciones. Por ejemplo, es posible compartir una reflexión sobre el evangelio del día y dejar que quienes conforman la comunidad vayan comentado lo que les sugiere, en el momento que cada cual puede. Lo ideal sería que al final del día todos se dieran un paso por el canal y leyeran lo comentarios de los demás y si lo estiman adecuado, comentaran lo que les ha parecido más interesante.

¿Qué enfoque pueden tomar los videos que se coloquen en el canal? Tantos como enfoques pueden darse en la vida real dentro de una comunidad:

  • Oraciones
  • Lecturas
  • Reflexiones
  • Música
  • Catequesis
  • Vida comunitaria
  • Promoción de la comunidad
  • Promoción de actividades externas e internas

¿Cómo se pude organizar este canal? Sería necesario contar con una persona que administrara y moderara el canal. Esta persona también podría ser la encargada de ir creando dinámicas de participación de manera gradual. No todas las personas entienden la lógica que subyace en una comunidad virtual, por lo que es necesario llevan con tranquilidad un proceso de aprendizaje adecuado.

Hay que ser consciente que no se puede construir algo en tres días y que todas las personas participen de igual manera y de manera continua. Para la motivar la participación, siempre es interesante que se permita que cada participante tenga un margen creativo y participativo. En el fondo, lo que hacemos en las redes sociales es comunicarnos y para comunicarnos es necesario el silencio que permite que quien tenemos delante, tome consciencia de si mismo, de su misión y de su capacidad de aportar cosas importantes a todos. Es imprescindible que el canal transmita afecto, además de contenidos, estética y actividades. Sin afecto, la comunidad se cae y desaparece. Aprender a transmitir afecto en la red es una tarea que conlleva su aprendizaje.

¿Qué problemas podemos encontrarnos? Bastantes, pero no por ello debemos desesperar. Cito algunos:

a)    Falta de motivación. Las personas no participan como sería deseable. Hay que tener paciencia y una “mano izquierda” especial.
b)    Exceso de motivación. Cuidado con este problema, porque suele conllevar el súbito fracaso de todo. Hay que moderar los ímpetus y delimitar espacios y tiempos donde participar.
c)     Desencuentros personales. La red es maravillosa porque nos permite estar cerca en cualquier momento y lugar, pero también propicia los desencuentro y las malas interpretaciones. Hay que fomentar la participación humilde y la capacidad crítica de nuestras propias acciones.
d)    Exceso o defecto de organización. Estos problemas conllevan que los organizadores sobrepasan sus funciones o no las ejercen convenientemente. Ser líder conlleva una capacidad especial para saber ser protagonista en su justa medida. Hay que saber dar paso a los demás y valorar sus acciones con sinceridad. También tiene su parte de control para que no se desmande el proyecto. Hay que saber amonestar con caridad y sin herir los sentimiento y la dignidad de los demás

¿Cómo comenzaría yo? Comenzaría haciendo un experimento a ver como reacciona la comunidad. Elegiría un video adecuado e impactante y daría un “premio” a quienes se implicasen más en las reflexiones o trabajos en torno al video. El premio sería algo tan sencillo como indicar que quien lo haga mejor, dando las pautas de lo que se espera de los demás, podrá proponer el siguiente video. Durante la realización del experimento, procuraría motivar sin atosigar.

Una vez realizado la prueba, podría determinar:

  • Fortalezas y cómo podemos aprovechar cada fortaleza
  • Oportunidades y cómo podemos aprovechar cada oportunidad
  • Debilidades y cómo nos podemos detener cada debilidad
  • Amenazas y Cómo nos podemos defender de cada amenaza

Es decir un pequeño análisis DAFO que me ayudara a plantear el proyecto con cierta perspectiva.

Espero que les sea de utilidad estos consejos. Un saludo a Yeison Canor, que me propuso este tema a través de Twitter.

sábado, 26 de mayo de 2012

Nombrados en Romereports. Las 10 mejores webs para encontrar a Dios en Internet

Es una grata noticia y un empujón considerable para seguir adelante con este blog. Romereports ha seleccionado las 10 mejores webs para encontrar a Dios en Internet. Entre ellas figura este humilde blog. Gracias a Romereports, a quienes tienen la bondad de acercarse por este espacio virtual y sobre todo, y en primer lugar, a Nuestro Señor, que con su Gracia hace posible aquello que no podíamos imaginar.


Pero no nos quedemos en este blog. Quiero hacer referencia a las otras 9 web que son estupendas:
---
La web Catholic-Link recopila decenas de vídeos virales que hablan de religión y valores cristianos con gran originalidad.  

La web de Arguments ofrece catequesis en formato audiovisual y en textos, así como un videojuego para enseñar el Catecismo a los niños.

La familia es importante y uno de los campos privilegiados para católicos y no católicos. En la webTodoParaLaFamilia.com hay consejos sobre cómo educar bien a los hijos, mejorar el matrimonio y ser mejores padres.

Para los más pequeños de la casa existe el blog Mis Dibujos Cristianos, en el que se pueden descargar recursos para colorear episodios de la vida de Jesús y la Biblia.

La web LifeTeen es un buen espacio para jóvenes y adolescentes. Aquí pueden encontrar vídeos divertidos, espectaculares fondos de pantalla, música o consejos sobre cómo escribir una carta a nuestra madre para darle las gracias.

La web EsCosadeJóvenes.com no es católica sino ecuménica y ofrece fotos acompañadas de pasajes de la Biblia que no dejan indiferente a nadie.

Si tiene dudas doctrinales o quiere consolidrar sus ideas, las webs Why I am Catholic y Catholics Come Home ofrecen historias de conversión que no dejan indiferente a nadie y atractivas campañas publicitarias sobre la Iglesia.

Si usted es una apasionado de la música, en el blog Fe y Melodía encontrará información y opinión sobre decenas de grupos y artistas que hablan de Dios a través de el pop, el rap e, incluso, el heavy metal.

A veces tenemos grandes ideas pero nos cuesta lanzarlas en Internet. En el blog EclesiasTIC encontraremos herramientas y consejos para que nuestra web sea todo un éxito.

Son sólo unas pocas de entre miles de páginas que informan sobre la Iglesia y ofrecen recursos para conocer mejor a Dios y la religión católica.

---

Entre ellas, son impresionantes, Catholic-link y Arguments. Mi enhorabuena a Mauricio Artieda y a los amigos de Arguments.

domingo, 20 de mayo de 2012

Reflexionando sobre el Networking (Trabajo en red)

Hoy celebramos la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales en las que Benedicto XVI nos habla de la necesidad de la presencia cristiana en la red y del silencio que debe acompañar esta presencia. Silencio para escuchar a quien tenemos delante y que se sienta acogido. Presencia para difundir el Mensaje del Señor por los confines del continente digital.

En estos momentos hay una gran presencia de cristianos en la red. Cientos de miles de blogs, millones de grupos en las redes sociales, páginas y portales web de gran calidad... pero a vece parece que este despliegue de medios no llega a ninguna parte. Nos sucede como a San Pablo en el Areópago, en donde se dio cuenta que a los griegos no se les conquista con la presencia y con un maravilloso discurso. Tras el discurso una única persona se acercó a Pablo para saber más de aquello que había relatado. Exiguo beneficio para tanto esfuerzo.

No creo que tengamos problemas de presencia o de capacidad de comunicar. Lo hacemos muy bien, aunque siempre es necesario hacerlo mejor. ¿Dónde nos falta? Desde mi humilde opinión llevamos a la red el mismo problema que temernos en la realidad física: nos cuesta trabajar unidos. 

Seguro que estará pensando que elaborar una estrategia y un plan conjunto que incluya a millones de personas es imposible. Tiene toda la razón. Es imposible para nosotros. En eso está trabajando el Espíritu constantemente y nosotros sólo podemos ponernos a disposición del Señor. ¿Entonces?

Hablo de adquirir una normas de "resonancia" mínimas. Por ejemplo. Si uno de nosotros publica regularmente en twitter y busca todos los días, al menos, un tweet de cada persona de su red para retwitear. ¿Por qué muchas personas no corresponden con la misma actitud o al menos agradecen el retweet. Igual sucede en Google+ o Facebook. En la medida que demos, se nos dará, lo que define el principio de resonancia dentro de la comunidad cristiana. 

La comunicación en la red tiene tres dimensiones: emisión, recepción y resonancia. Una red en que cada nudo emite independientemente de los demás, no es realmente una red. De la misma forma, una red en que los nudos son receptores pasivos, es una red mortecina y abocada a su desaparición. Para que la red sea un elemento vivo, cada nudo debe emitir, recibir y resonar.

El sentido de la resonancia tiene mucho que ver con la oración y la Comunión de los Santos. En la medida que resonemos, tendremos una única voz que llegará más lejos y de forma más coherente. 

¿Y el silencio? ¿Dónde queda el silencio? El silencio es consustancial al aspecto de receptores que tenemos cada uno de nosotros. En la medida que escuchemos en silencio, podremos resonar. Sin el silencio que propicia entender a nuestro hermano, no podremos transportar su mensaje a los demás.

Feliz domingo de la ascensión.

jueves, 17 de mayo de 2012

Mensaje de Monseñor Rafael Zornoza para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales


Queridos amigos, y especialmente, queridos profesionales de la comunicación de nuestra Diócesis de Cádiz y Ceuta:

"¡Ay de mí si no comunicara!"Así podría expresarse hoy aquel campeón de las comunicaciones que fue San Pablo. Y es que tenía la mejor y más grande noticia que contar: ¡Cristo ha resucitado! Es la noticia de la Pascua que estamos celebrando estos días.

Hoy quiero dirigirme especialmente a vosotros, profesionales de la comunicación, y felicitaros con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que toda la Iglesia celebra este VII Domingo de Pascua. Desde mi llegada a nuestra Diócesis me he sentido en consonancia con vosotros y creo que hemos "conectado" en el deseo de comunicar lo más valioso que tenemos: el Amor de Dios por el mundo manifestado en Cristo Jesús Muerto y Resucitado por nuestra Salvación.

La Iglesia existe justamente con este fin: comunicar la Buena Noticia. Por lo tanto, la comunicación forma parte esencial no sólo del ser humano sino también del cristiano. Vivimos en un tiempo en el que, paradójicamente, a la vez que se han desarrollado múltiples y novedosas formas de comunicación muchas personas experimentan, sin embargo, una gran soledad por la falta de relaciones auténticas.

El Santo Padre en su mensaje para este día ha querido resaltar la necesidad de dar profundidad a nuestras relaciones. Sólo así es posible que nuestros diálogos sean verdaderos encuentros entre personas que se comunican. Para ello es necesario salir del estilo de vida superficial en el que nos hemos acomodado y empezar a vivir la vida a fondo. ¿Pero cómo hacerlo? Cultivando el silencio. Parece contradictorio pero no lo es. Lo que produce una buena comunicación no es la cantidad de palabras que se dicen, se chatean o se twittean sino la calidad de ellas. El silencio forma parte esencial de la comunicación pues sin él no hay verdadera escucha de uno mismo ni del otro. Pero debe ser un silencio auténtico, un silencio que no sea simple espera sino acogida de la otra persona que se nos está entregando en sus palabras. También ésta es una condición para escuchar a Dios. Como María. Los cristianos, además, anunciamos una verdad insólita:

Dios hace silencio para escucharnos. Tan importantes somos para Él. Es un silencio que a veces no entendemos. Sin embargo Nuestro Señor en la Cruz lo llenó de significado.

El silencio del Padre podría parecer abandono pero en realidad era acogida de la entrega de su Hijo, por eso las palabras finales de Jesús serán un acto de confianza en las manos que silenciosamente le cuidaban. A esta actitud de filial confianza y asombro la llamamos contemplación. Como ya decía Aristóteles, sólo el corazón sabio y sencillo es capaz de asombrarse y por tanto de acoger toda la hondura de las palabras de Dios que resuenan en la belleza de la Creación y en las circunstancias de nuestra vida. Son palabras de Amor que buscan un corazón capaz de escuchar.

Por otro lado, sólo un corazón contemplativo es capaz de escuchar los gritos silenciosos de tantos que sin darnos cuenta están sufriendo cerca de nosotros. Nuestra tierra sabe mucho esto, hay tantos en los que "la procesión va por dentro". Nuestro Señor bien lo conoce. Por eso de la escucha de Dios surge la misión. Dejándonos contagiar por sus sentimientos hacia los hombres nos apasionamos por ellos.

Escuchando a Dios y a los hermanos comprendemos nuestra misión en la vida. Tenemos una gran labor entre nuestras manos y una gran noticia que contar, todos los medios para ello son pocos y por eso es necesario que los cristianos usemos las nuevas redes sociales y plataformas digitales como un nuevo Areópago o Atrio de los gentiles donde encontrarnos con hombres de todos las formas de pensar, siendo capaces de escucharnos y llevándoles a escuchar juntos a la Palabra Eterna que ha decidido quedarse entre nosotros para llenarnos de vida, y vida eterna ¿Hay una noticia mejor que podamos comunicar?



Feliz pascua amigos

+ Rafael Zornoza Boy, Obispo de Cádiz y Ceuta

---oOo---

Hoy he traído la carta pastoral que D. Rafael Zornoza, obispo de Cádiz y Ceuta, ha realizado con motivo de la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Lo que dice mi obispo se enlaza con el mensaje de Benedicto XVI para las mismas Jornadas: “Silencio y Palabra: camino de evangelización”

Es evidente que el areópago más actual para difundir el mensaje cristiano está en la red. Los medios social, como las redes o lo blogs, son un importante camino de comunicación bidireccional. En ellos se puede establecer el sincero diálogo entre personas. Los medios unidireccionales, como la TV, el cine o la radio, se encuentran en crisis. Cada vez se leen medios diarios y revistas. Y es lógico. No es lo mismo absorber la información que dialogar con quien nos la ofrece. En este encuentro es donde podemos y debemos difundir la Buena Noticia de una manera eficaz y cercana. Pero para ello debemos ser sinceros y honestos. Debemos ser seres reales que se comunican con otros seres reales. Si jugamos a ser ficticios, no conseguiremos más que alejarnos de quienes nos rodean.

Pero la red también catequiza y conduce el compromiso cristiana. Por la red podemos orar, asistir a misa o visitar algunos lugares santos en tiempo real. La red nos permite acercarnos y entrelazar nuestras vidas. Quizás el reto más importante que tenemos por delante es desarrollar métodos de comunicar afectos y sentimientos por medio de la red.

Siguiendo las clarividentes palabras de Mons. Zornoza,"Tenemos una gran labor entre nuestras manos y una gran noticia que contar, todos los medios para ello son pocos y por eso es necesario que los cristianos usemos las nuevas redes sociales y plataformas digitales como un nuevo Areópago o Atrio de los gentiles"

Ánimo. La misión de evangelizar la red, es tarea de todos.





LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...