Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

jueves, 17 de mayo de 2012

Mensaje de Monseñor Rafael Zornoza para la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales


Queridos amigos, y especialmente, queridos profesionales de la comunicación de nuestra Diócesis de Cádiz y Ceuta:

"¡Ay de mí si no comunicara!"Así podría expresarse hoy aquel campeón de las comunicaciones que fue San Pablo. Y es que tenía la mejor y más grande noticia que contar: ¡Cristo ha resucitado! Es la noticia de la Pascua que estamos celebrando estos días.

Hoy quiero dirigirme especialmente a vosotros, profesionales de la comunicación, y felicitaros con motivo de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales que toda la Iglesia celebra este VII Domingo de Pascua. Desde mi llegada a nuestra Diócesis me he sentido en consonancia con vosotros y creo que hemos "conectado" en el deseo de comunicar lo más valioso que tenemos: el Amor de Dios por el mundo manifestado en Cristo Jesús Muerto y Resucitado por nuestra Salvación.

La Iglesia existe justamente con este fin: comunicar la Buena Noticia. Por lo tanto, la comunicación forma parte esencial no sólo del ser humano sino también del cristiano. Vivimos en un tiempo en el que, paradójicamente, a la vez que se han desarrollado múltiples y novedosas formas de comunicación muchas personas experimentan, sin embargo, una gran soledad por la falta de relaciones auténticas.

El Santo Padre en su mensaje para este día ha querido resaltar la necesidad de dar profundidad a nuestras relaciones. Sólo así es posible que nuestros diálogos sean verdaderos encuentros entre personas que se comunican. Para ello es necesario salir del estilo de vida superficial en el que nos hemos acomodado y empezar a vivir la vida a fondo. ¿Pero cómo hacerlo? Cultivando el silencio. Parece contradictorio pero no lo es. Lo que produce una buena comunicación no es la cantidad de palabras que se dicen, se chatean o se twittean sino la calidad de ellas. El silencio forma parte esencial de la comunicación pues sin él no hay verdadera escucha de uno mismo ni del otro. Pero debe ser un silencio auténtico, un silencio que no sea simple espera sino acogida de la otra persona que se nos está entregando en sus palabras. También ésta es una condición para escuchar a Dios. Como María. Los cristianos, además, anunciamos una verdad insólita:

Dios hace silencio para escucharnos. Tan importantes somos para Él. Es un silencio que a veces no entendemos. Sin embargo Nuestro Señor en la Cruz lo llenó de significado.

El silencio del Padre podría parecer abandono pero en realidad era acogida de la entrega de su Hijo, por eso las palabras finales de Jesús serán un acto de confianza en las manos que silenciosamente le cuidaban. A esta actitud de filial confianza y asombro la llamamos contemplación. Como ya decía Aristóteles, sólo el corazón sabio y sencillo es capaz de asombrarse y por tanto de acoger toda la hondura de las palabras de Dios que resuenan en la belleza de la Creación y en las circunstancias de nuestra vida. Son palabras de Amor que buscan un corazón capaz de escuchar.

Por otro lado, sólo un corazón contemplativo es capaz de escuchar los gritos silenciosos de tantos que sin darnos cuenta están sufriendo cerca de nosotros. Nuestra tierra sabe mucho esto, hay tantos en los que "la procesión va por dentro". Nuestro Señor bien lo conoce. Por eso de la escucha de Dios surge la misión. Dejándonos contagiar por sus sentimientos hacia los hombres nos apasionamos por ellos.

Escuchando a Dios y a los hermanos comprendemos nuestra misión en la vida. Tenemos una gran labor entre nuestras manos y una gran noticia que contar, todos los medios para ello son pocos y por eso es necesario que los cristianos usemos las nuevas redes sociales y plataformas digitales como un nuevo Areópago o Atrio de los gentiles donde encontrarnos con hombres de todos las formas de pensar, siendo capaces de escucharnos y llevándoles a escuchar juntos a la Palabra Eterna que ha decidido quedarse entre nosotros para llenarnos de vida, y vida eterna ¿Hay una noticia mejor que podamos comunicar?



Feliz pascua amigos

+ Rafael Zornoza Boy, Obispo de Cádiz y Ceuta

---oOo---

Hoy he traído la carta pastoral que D. Rafael Zornoza, obispo de Cádiz y Ceuta, ha realizado con motivo de la XLVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales. Lo que dice mi obispo se enlaza con el mensaje de Benedicto XVI para las mismas Jornadas: “Silencio y Palabra: camino de evangelización”

Es evidente que el areópago más actual para difundir el mensaje cristiano está en la red. Los medios social, como las redes o lo blogs, son un importante camino de comunicación bidireccional. En ellos se puede establecer el sincero diálogo entre personas. Los medios unidireccionales, como la TV, el cine o la radio, se encuentran en crisis. Cada vez se leen medios diarios y revistas. Y es lógico. No es lo mismo absorber la información que dialogar con quien nos la ofrece. En este encuentro es donde podemos y debemos difundir la Buena Noticia de una manera eficaz y cercana. Pero para ello debemos ser sinceros y honestos. Debemos ser seres reales que se comunican con otros seres reales. Si jugamos a ser ficticios, no conseguiremos más que alejarnos de quienes nos rodean.

Pero la red también catequiza y conduce el compromiso cristiana. Por la red podemos orar, asistir a misa o visitar algunos lugares santos en tiempo real. La red nos permite acercarnos y entrelazar nuestras vidas. Quizás el reto más importante que tenemos por delante es desarrollar métodos de comunicar afectos y sentimientos por medio de la red.

Siguiendo las clarividentes palabras de Mons. Zornoza,"Tenemos una gran labor entre nuestras manos y una gran noticia que contar, todos los medios para ello son pocos y por eso es necesario que los cristianos usemos las nuevas redes sociales y plataformas digitales como un nuevo Areópago o Atrio de los gentiles"

Ánimo. La misión de evangelizar la red, es tarea de todos.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por dejar sus comentarios en este blog. Si su comentario no guarda las mínimas condiciones de respeto y educación, será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...