Iglesia, TIC, Internet, Tecnologías de la Información, kerigma, redes sociales, Cristo, blogs, evangelio, comunidad, amor y gracia.

Nuestra misión

“...es Nuestra Misión, la misión irrenunciable de la Iglesia: la tarea de todo creyente que obra en los medios es la de ‘allanar el camino a nuevos encuentros, asegurando siempre la calidad del contacto humano y la atención a las personas y sus verdaderas necesidades espirituales, ofreciendo a los hombres que viven este tiempo ‘digital’ los signos necesarios para reconocer al Señor’“ Benedicto XVI

jueves, 18 de agosto de 2011

Cultura y sociedad red


Esta fue la intervención que preparé para desarrollar dentro de la mesa de Cultura y Sociedad del encuentro de Blogueros con el Papa. Al no poder asistir el P. Tomás de la Torre tuve el honor de ser el coordinador de la mesa y por razones de tiempo solo puede hacer un brevísimo esbozo de todo lo preparado. No tiene más importancia, ya que lo importante no es lo que aparentemente pudo faltar, sino lo que sobró en todo el encuentro: el calor de la esperanza vivia. Aquí está el texto:
-oOo-
Permítanme compartir con ustedes un fragmento del artículo publicado por el P. Antonio Spadaro en el portal Zenit:
-----
La imagen que tal vez se ajusta mejor al papel del cristianismo y su demanda frente a la cultura digital, es la del "cortador de sicómoros", tomado del profeta Amós (7, 14) e interpretada por San Basilio.
El entonces cardenal Ratzinger en un discurso dentro congreso titulado: “Parábolas,  medios de comunicación”, utiliza esta imagen con fortuna para indicar que el cristianismo actúa como el necesario corte a realizar en el higo del sicómoro.

El Logos cristiano es el corte que permite la maduración de la cultura. Se requiere sabiduría, porque el corte se debe hacer bien y en el momento adecuado.

La cultura digital está cargada de frutos abundantes dispuestos a recibir el sabio corte y el cristiano está llamado a realizar esta labor de mediación entre el Logos y la cultura digital.
La tarea no está exenta de dificultades y ahora es más exigente que nunca.

En particular, tenemos que empezar a pensar teológicamente la red, pero también en la teología dentro de la lógica de la red. (Tomado de Zenit http://www.zenit.org/article-27501?l=italian  el 15/8/2011)
 
Bien, los frutos del Sicómoro representan la cultura de cada momento de la historia, que deben ser sabiamente transformados según el Logos, que es Cristo. Pero ¿cómo podemos entender la sociedad?
La estructura de la sociedad se asemeja a una inmensa red de pesca en la que cada nudo es una persona y lo que nos une son los lazos que establecemos entre nosotros. Tenemos la capacidad de actuar de manera independiente, pero no podemos desligarnos unos de otros. Estamos ligados (enlazados) por enlaces sociales y de mutua dependencia.
Los lazos pueden ser de muchos tipos e incluso parecer inexistentes, pero cualquier movimiento que un nudo realiza, termina por afectar a todo su entorno (red social) y a la sociedad en su conjunto.
La cultura, en todas y cada una de sus manifestaciones (intelectual, tecnológica, artística, etc), actúa como primer soporte para establecer y mantener estos lazos (enlaces).
A menor compatibilidad entre la cultura de dos nudos, cabe esperar que el enlace sea más débil. Pero hay que tener en cuenta:
·         Transmisión indirecta de los movimientos
·         Las defectos de la red que pueden causar roturas en caso de tensión

Si entendemos esta red como un organismo vivo y dinámico, lo lógico sería trabajar en red (Networking), unidos y con un objetivo común.
Pero si nos preguntamos qué objetivo común tenemos todos los que conformamos la sociedad, empiezan los problemas.
Hoy en día la cultura transporta mensajes que dan lugar a enlaces destructivos y autodestructivos: (sucesos de Londres, apología del aborto, suicidio, desafecto social, ruptura familiar, indiferencia, violencia, etc) . Pero también es posible transportar mensajes que sean constructivos y esperanzadores.
Hace unos días Mons Camino decía, refiriéndose a los jóvenes de la JMJ, que el evento generará «sujetos morales, personas capaces de construir y no sólo de protestar» (destruir). ¿Por qué? Porque estos jóvenes comen frutos nutritivos del Sicómoro. La cultura que hacen suya, les insta a unirse (networking) para transformar constructivamente la sociedad (red) con un objetivo común.
Los católicos podemos (debemos) utilizar la cultura para enviar el Mensaje cristiano. ¿Por qué no? La sociedad cobraría sentido y podríamos esperar que se transformara. Pero para ello necesitamos dar el corte al que Su Santidad se refería en el discurso. Los insípidos e indigestos frutos del Sicómoro deben ser “convertidos” en alimento agradable y provechoso para todos. Esa es nuestra misión.

El P. Antonio Spadaro indicaba que esto no es fácil y que además es una labor exigente. No cabe duda que lidiar con la cultura egoísta, nihilista y edonista es todo un reto, que en nuestro caso se desarrolla dentro de otro reto adicional: hacerlo desde dentro de los nuevos medios y tecnologías.
Los nuevos medios se van conformando como soportes preferentes de la cultura, por lo tanto, tenemos que estar dentro de ellos para dar el corte adecuado en el momento adecuado.
Es evidente que los soportes culturales han ido cambiando a gran velocidad y necesitamos dominarlos para estar presentes culturalmente en nuestra sociedad. Pero nuestra presencia no puede ser una presencia secundaria o “exótica”.
Tenemos que ser visibles e identificables: para dar testimonio es imprescindible, también necesitamos ser relevantes, es decir, creíbles y demandados. Este es el gran reto del bloguero católico frente a la sociedad y la cultura. Buscar ser relevante en la sociedad y hacer posible que la cultura establezca enlaces sociales cristianos. Para esto las nuevas tecnologías son imprescindibles.
¿Cómo hacerlo? ¿Formulas? ¿Trucos? Podemos citar muchos trucos para ganar presencia y relevancia. (citar)
Técnicas para que Google nos coloque en primer lugar en sus búsquedas,          estrategias para conformar comunidades virtuales a través de las redes sociales, trucos relacionados con la manera de presentar la información y los contenidos, formas de gestionar el diálogo de culturas, sobre todo con culturas incompatibles (el problema del lenguaje).
El objetivo del blog con el que me presento ante ustedes: ECLESIASTIC.blogspot.com es proporcionar trucos, consejos, reflexiones, noticias, sobre este mundillo de los “social media y las TIC”. Es un blog que intenta ayudar a quienes se mueven por el ciberespacio intentando ganar un trocito de territorio a la cultura dominante y así poder transmitir el Mensaje Cristiano en la red.
Pero el tema que más espacio ocupa en este blog, es el de las comunidades virtuales y su importancia dentro de la Iglesia. Importancia que deberá ir creciendo según sean más los nativos y emigrantes digitales en el nuevo continente virtual.
Tengamos en cuenta que las redes sociales, de la cuales los blogs forman parte:
  • Hacen posible que cristianos lejanos en tiempo y espacio puedan compartir pensamientos, reflexiones y puedan sentirse cercanos a pesar de la lejanía física. Estas redes son las que han propiciado el encuentro en el que estamos.
  • Hacen posible que las personas alejadas puedan enlazarse de nuevo con la red física de manera más sencilla. Cuando el lazo aparece, es mucho más fácil buscar el enlace con una red cristiana real.
  • Hacen posible el diálogo entre culturas, lo que nos enriquece a todos.

Vivencia en la red
La red nos ofrece un nuevo entorno en el que vivir nuestra vida cristiana, es decir, un lugar en donde proyectar lo que somos de manera diferente, ampliada, al mismo tiempo nos ofrece un compromiso más fácilmente asumible y gestionable. ¿Oportunidad o peligro? Ambas cosas. (Mensajes del Papa en las jornadas de las comunicaciones sociales 2009)
La red nos ofrece un nuevo entorno existencia que da lugar, al mismo tiempo, a un nuevo entorno social, lo que conlleva cambios en la sociedad. Los más jóvenes son los que viven este cambio existencia con más naturalidad, pero no son los únicos.
Nuestra existencia en la red puede parecer más sencilla cuando empezamos a existir dentro de ella, pero según nos convertimos en nativos digitales con presencia y relevancia, encontramos realidad nuevas que debemos comprender y gestionar. Por ejemplo las maneras en que podemos manejar los trolls maliciosos o los trolls buscadores sólo aparecen cuando tenemos la necesidad de vivir en un entorno virtual eficiente.

¿Dónde vamos?
En estos momentos, los entornos existenciales (físico y virtual) están separados, pero poco a poco la vida real y la virtual se acercan. Los teléfonos móviles son y serán el vínculo entre ambas. Los contenidos estarán disponibles de forma ubicua debido a que la “nube” los recogerá y distribuirá. Las comunidades reales y virtuales se irán acercando y posibilitando experiencias muy interesantes en las que la Iglesia debe estar presente y ser protagonista. ¿Por qué no? Tenemos capacidad, entusiasmo y al Espíritu detrás nuestra.
Pero aparte de las comunidades (redes sociales) virtuales hay otros ámbitos donde debemos estar presentes como protagonistas:
Relevancia: les invito a pensar que la búsqueda de Dios ya se hace por medio de Google y otros buscadores.
Creación de conocimiento. Para muchas personas, el conocimiento se almacena en lugares como la Wikipedia y allí buscan respuesta a sus dudas. Wikipedia se construye por los propios usuarios. ¿Somos conscientes de lo que se dice de algunos temas relacionados con la Iglesia y el cristianismo?
Si una persona busca opiniones se utilizan sitios web especializados o se buscan respuestas rápidas mediante yahoo respuestas. Yahoo respuestas es un foro de apologética en directo de primer orden. 
Esto acaba de comenzar. El entorno virtual irá evolucionando e integrando lo conocido dentro de nuevas propuestas. La web 3.0, semántica, será una nueva frontera a dominar dentro de muy poco. Toda esta exigencia no debe asustarnos, sino mantenernos alerta ante el continuo cambio tecnológico. Tenemos muchos desafíos por delante, gracias a Dios.
Gracias por su atenta escucha.

6 comentarios:

  1. Bien por Néstor, leo y hasta me emociono,y eso que el nivel es mucho más alto del que yo estoy acostumbrada a leer. Muy bien hecho.
    ya veo que todo salió como debia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Ayer os seguí por internet.

    Fue una gozada escuchar los testimonios, ponencias....

    Muchísimas Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a Dios todo fue estupendamente. En estos días espero que D. Javier publique una crónica que he enviado a la comunidad del blog Corazón Eucarístico.

    Un abrazo en Cristo :)

    ResponderEliminar
  4. Muchísimas gracias Gizatar, todo sea para mayor gloria de Dios. Fíjese como el Señor nos trajo el streaming sin esperarlo, a última hora.

    No supimos que era posible hasta unos minutos antes de comenzar.

    Tiene razón, fue una gozada.

    Un abrazo en el Señor :)

    ResponderEliminar
  5. Hola Nestor, ya veo que estás en el tajo. Me pasé casi todo el día, jueves 18, en el aeropuesto. Para colmo mi vuelo tuvo un retraso de dos horas y media. Llegué a Lanzarote a las 11, 30 horas, y eso contando la hora de menos en Canarias.

    Estoy pensando que tenemos una gran responsabilidad en hablar y estar presente en todos los lugares posibles. Porque resuena en mi mente las palabras de Francisco Pérez Latre sobre lo de la verdad y autoridad.

    Cada día cuesta más creer a los medios porque se ha perdido la confianza y con ello la autoridad. Era algo que yo percibía e intuía, pero no sabía que estaba constatado como expresó Pérez latre. Y nosotros tenemos confianza y autoridad, porque comunicamos gratuitamente y sin ningún interés, y eso da un margen de confianza. Y luego comunicamos vida, la nuestra, con la autoridad que nos da nuestra experiencia.

    Es, por eso, por lo que debemos estar donde podamos llegar, y esto de la blogosfera es un reto que debemos asumir los que nos sentimos llamado por ahí.

    Es un placer comunicarnos virtualmente, pero también teniendo la experiencia estupenda de habernos conocido y compartido. Esperemos que lo podamos repetir algún día.

    Un fuerte abrazo en XTO.JESÚS.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo Salvador. En el el Meeting de Roma, el mismo fererico Lombardi nos dijo que nosotros eramos hoy en día la vía de comunicación de la Iglesia. A través de nosotros personas que no confían en la "oficialidad", se acercan a la Iglesia. Nuestro testimonio es importantísimo y cada vez más. Pero hemos de ser humildes y sentirnos meros transmisores delegados. Nada de creernos imprescindibles o figuras mediática. Quien desea ser el primero, que sirva a todos los demás.

    Un abrazo en el Señor. Nos seguimos leyendo :)

    ResponderEliminar

Gracias por dejar sus comentarios en este blog. Si su comentario no guarda las mínimas condiciones de respeto y educación, será eliminado.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...